Comunidades de Indonesia que se enfrentan a crisis dependen de los bosques

BOGOR, Indonesia (1 de marzo de 2012)_Hace seis años, cientos de casas y campos de arroz en varios pueblos pequeños en Kalimantan Oriental fueron azotados por una inundación devastadora y quedaron sumidos bajo dos metros de agua. Si bien no se perdieron vidas humanas, muchas propiedades quedaron destruidas – incluyendo casas, escuelas, ganado y reservas de arroz – dejando a los pobladores solos en su lucha por salir adelante.
Compartir
0

Más leídos

Una mujer de Indonesia busca entre los escombros bajo la lluvia, en lo que alguna una vez fuera su casa. Foto cortesía de la Marina de los Estados Unidos por el compañero del Fotógrafo Airman Jordon R. Beesley/flickr.

BOGOR, Indonesia (1 de marzo de 2012)_Hace seis años, cientos de casas y campos de arroz en varios pueblos pequeños en Kalimantan Oriental fueron azotados por una inundación devastadora y quedaron sumidos bajo dos metros de agua. Si bien no se perdieron vidas humanas, muchas propiedades quedaron destruidas – incluyendo casas, escuelas, ganado y reservas de arroz – dejando a los pobladores solos en su lucha por salir adelante.

La destrucción ocasionada por el desastre natural hizo que muchos pobladores recurrieran a los bosques circundantes en busca de alimentos, bienes y productos que luego podían vender para obtener dinero y comprar alimentos o reemplazar las pertenencias perdidas en la inundación.

“Algunos expertos han tratado de menospreciar el papel que tienen los bosques en las comunidades después de este tipo de desastres, pero este estudio muestra claramente la importancia de esta relación y el error en el que se puede incurrir si se no se le presta atención” dijo Nining Liswanti, investigador de CIFOR y autor principal de Recurriendo a los bosques: cómo enfrentan la catástrofe las personas que viven en el bosque en un paisaje cambiante.

“Si les quitamos los bosques, los pobladores estarán más desesperados. Es un imperativo moral que nosotros reconozcamos mejor este papel de apoyo y seguridad”, coincidió Douglas Sheil, Asociado Senior de CIFOR y coautor del estudio.

“Los desastres” han sido elegidos como uno de los temas críticos en las nuevas metas de desarrollo sostenible que serán publicadas durante la conferencia de Rio+20. La degradación del medio ambiente y el cambio climático contribuyen a la creciente ocurrencia de desastres vinculados con peligros naturales. Ningún país es inmune, sin embargo, la habilidad de las personas y lugares para soportar los impactos posteriores a los desastres, para recuperarse rápidamente y continuar resistiendo, está estrechamente relacionada con el desarrollo social y económico.

“Esperamos que todos los asistentes a la reunión de Río sean conscientes del papel que juegan los bosques al permitir a las comunidades soportar crisis como las inundaciones. Esta es simplemente una razón más para ver cómo el futuro de estos bosques y la población local está entrelazado y cómo se debe otorgar a las poblaciones locales un papel importante para alcanzar este futuro”, dijo Shell.

Para la investigación se realizaron 42 encuestas en viviendas afectadas de la localidad, y los resultados mostraron que los pobladores más vulnerables dependían en gran medida de poder tener acceso a recursos forestales para alimentarse y ganar dinero durante situaciones de emergencia.

Sin embargo, algunos pobladores entrevistados como parte del estudio – que se enfocó en los grupos étnicos Punan y Merap – dijeron que en la vida diaria estaban encontrando extremadamente difícil acceder a los recursos de los bosques cercanos.

Recientemente, el gobierno de Indonesia ha tratado de reubicar a las comunidades más remotas en lugares cercanos a escuelas y clínicas. Al mismo tiempo, la expansión de los negocios, como aceite de palma, madera y minería, ha cortado el acceso a la tierra y ha degradado los bosques aún más. A medida que los pobladores son excluidos de los bosques, también están en riesgo de no ser capaces de enfrentar la situación después de desastres naturales si es que ocurren o cuando ocurren.

El estudio propone que el vínculo entre las personas y los bosques debería ser considerado por los gobiernos distritales cuando desarrollan estrategias de manejo de desastres.

Dichas estrategias de salvamento vitales y frágiles necesitan ser “reconocidas y consideradas” formalmente, dijo Shell.

Liswanti dijo que una solución potencial es fomentar el acceso local de largo plazo a los bosques y la sostenibilidad de los mismos a través de la creación de bosques comunitarios. Al permitir a los pobladores que gestionen los bosques de manera sostenible y en una forma que apoye sus medios de subsistencia, se podría ayudar a eliminar las limitaciones actuales para el acceso y uso de recursos forestales.

“Se debería dar a las comunidades un acceso continuo al bosque, particularmente en tiempos de crisis”, argumentó Liswanti.

Otras posibilidades incluyen proteger a los bosques en la cercanía de los pueblos, revisando las regulaciones que rigen el aprovechamiento de especies de madera (tal como una mejor protección de recursos como el sagú), protegiendo los recursos clave y ofreciendo empleo.

“Los factores que servirían para mantener el valor ecológico y de conservación de estos bosques – planificación medio ambiental, aprovechamiento con impacto reducido, etc. – son los mismos que los que mantendrían la función de seguridad del bosque”, asegura el estudio.

Mientras que algunos pobladores están reacios a reubicarse lejos de zonas potenciales de inundación y vulnerables a sequías y plagas de los cultivos, es aun más importante que los bosques y sus diferentes bienes y servicios se mantengan como una red de seguridad.

“Encontrar ubicaciones adecuadas con agua y acceso a instalaciones resultó difícil” dijeron los autores. “Como consecuencia la comunidad sigue siendo vulnerable a futuras inundaciones.”

Esta nueva publicación es parte del programa de investigación de CIFOR sobre Bosques y Medio Ambiente y fue auspiciado por la Comisión Europea.

(Visited 17 times, 1 visits today)