África Central necesita desesperadamente expertos forestales

Fotografía: Jeff Walker/CIFOR

DUALA, Camerún (5 de marzo de 2012)_Expertos forestales en la República Democrática del Congo tienen una gran carga de trabajo debido a que sólo existen 100 de ellos para administrar el bosque que ocupa el segundo lugar entre los más grandes del mundo; en teoría cada uno tiene a su cargo 2.3 millones de hectáreas.

Si bien África Central está desesperada por contar con más investigadores forestales, las universidades africanas –que con frecuencia son las únicas instituciones en el país con experiencia suficiente como para capacitarlos- “no están priorizando la investigación forestal y dejan a los estudiantes librados a su suerte”, según dijo el investigador de CIFOR Fracois Hiol Hiol durante un taller llevado a cabo en Duala, Camerún, la semana pasada.

“Existe una verdadera necesidad de contar con planes nacionales para la investigación forestal en África Central que puedan abordar acuciantes problemáticas globales como la captura de carbono y REDD+”, dijo.

El taller era parte de un encuentro en el que investigadores, representantes gubernamentales y donantes de África Central, Europa y los Estados Unidos y Canadá se reunieron durante una semana para determinar la orientación futura de la investigación forestal en África Central.

En 2005, una encuesta llevada a cabo por CIFOR y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reveló que en total existían menos de 10 investigadores forestales en la República Democrática del Congo. El número de investigadores se había visto reducido drásticamente debido al SIDA, la guerra y la emigración. Está claro que si el país desea salir algún día de la pobreza utilizando sus vastos recursos, deberá fortalecer al sector forestal considerablemente.

Alan Billand, del Instituto Francés de Investigación Agrícola para el Desarrollo (CIRAD por sus siglas en francés), señaló que gran parte de los datos que se hallan en las instituciones de África Central se remontan a la era colonial hasta la década de 1980, cuando muchos países se vieron obligados a reducir el financiamiento para la investigación como parte de los programas de ajuste estructural. La investigación no era considerada indispensable por los gobiernos que se vieron forzados a realizar recortes; por ello, se vio afectada considerablemente.

Sin embargo, esto no significa que no se lleve a cabo investigación alguna en la región. El Observatorio de los Bosques Centrales Africanos recientemente determinó que la investigación relacionada con los bosques generalmente se refiere a la seguridad alimentaria y se lleva a cabo bajo los auspicios de los ministerios de agricultura.

Más aun, CIFOR ha apoyado en la capacitación de estudiantes de maestría y de doctorado en la República Democrática del Congo, aumentando así la capacidad de investigación forestal del país a nivel nacional en mil por ciento.

Atraer el financiamiento público es uno de los principales problemas, dijeron los participantes del taller.

“Hoy hay una gran demanda para la cooperación y colaboración entre instituciones [en África Central], pero no hay instituciones internacionales que financien actividades de investigación”, explicó Billand.

Richard Eba’a Atyi, director de la oficina regional de CIFOR en Yaundé, Camerún expresó su preocupación de que la investigación forestal en África Central pueda haber “perdido visibilidad” durante los últimos 30 años.

“Para atraer el financiamiento público, es necesario tener cierto grado de visibilidad”, sostuvo. “Uno de nuestros principales problemas es la dificultad que tenemos para socializar nuestro trabajo con aquellos que se ven afectados por el.”

Los participantes del taller sugirieron crear un consorcio de instituciones de investigación africanas a nivel nacional y subregional para poder compartir resultados y mejorar la capacidad de diseminar sus investigaciones.


Responder