Cazadores furtivos emplean tácticas militares en masacre por marfil

DUALA, Camerún (8 de marzo de 2012)_128 elefantes han sido sacrificados sistemáticamente en el Parque Nacional Bouba N’djida de Camerún en las últimas semanas por cazadores furtivos que vienen desde países tan lejanos como Sudán armados con equipo militar de punta, y que contrabandean el marfil sacándolo del país por helicóptero. Una declaración oficial indicó que se está reforzando la gestión del Parque Nacional para hacer frente a este ataque violento.
Compartir
0

Más leídos

Foto cortesía de Earth-Touch/flickr.

DUALA, Camerún (8 de marzo de 2012)_128 elefantes han sido sacrificados sistemáticamente en el Parque Nacional Bouba N’djida de Camerún en las últimas semanas por cazadores furtivos que vienen desde países tan lejanos como Sudán armados con equipo militar de punta, y que contrabandean el marfil sacándolo del país por helicóptero.

Una declaración oficial indicó que se está reforzando la gestión del Parque Nacional para hacer frente a este ataque violento.

“El hecho de que estos ataques hayan tomado la forma de una invasión militar amerita una respuesta adecuada,” escribió el columnista Nkendem Forbinake del Cameroon Tribune.

“Si Camerún va a asegurar la supervivencia de sus elefantes, entonces existe la necesidad de darle más fuerza a la lucha así como de revisar las estrategias actuales contra la caza furtiva.”

Si bien la protección de la biodiversidad no fue el principal enfoque de la reunión de la Asociación Forestal de la Cuenca del Congo (CBFP, por sus siglas en inglés) en la Conferencia de Ministros de África Central a Cargo de los Bosques (COMIFAC, por sus siglas en inglés) en Duala, Camerún, todos los oradores plantearon el tema de la caza furtiva no controlada como un ejemplo de la falta de gobernanza en la región que afecta todo, desde la tala ilegal hasta la invasión de las tierras.

COMIFAC fue lanzada en 2002 durante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible en Johannesburgo para apoyar y contribuir en la implementación de un compromiso de los diez gobiernos miembro para promover una buena gobernanza forestal, mejorar los niveles de vida y proteger a la biodiversidad.

Forbinake dijo que por lo menos parte de la matanza pudo haberse evitado si es que la población local hubiera informado a los oficiales locales acerca de las invasiones. Pero dijo que es comprensible que esto no haya ocurrido, ya que las comunidades no reciben ninguna ayuda o compensación cuando los elefantes permanecen en forma regular fuera del parque y pisotean sus cultivos.

Un taller reciente organizado por expertos en conservación del Centro para la Investigación Forestal Internacional destacó la necesidad de contar con mecanismos formalizados de seguros y compensación para mitigar las incidencias e impactos de los conflictos entre los humanos y la fauna silvestre. De acuerdo con World Wildlife Fund, el conflicto seres humanos-fauna silvestre es una de las principales amenazas para la supervivencia de muchas especies, siendo los elefantes los más grandes culpables de incursiones en los cultivos.

En sus comentarios de cierre de la reunión, el Embajador de Estados Unidos en Camerún, Robert Jackson citó a la caza furtiva en el primer lugar de una lista de desafíos que enfrentala Asociación Forestaldela Cuencadel Congo. Indicó que se ha capacitado y equipado a fuerzas de seguridad regionales para hacer frente a los cazadores furtivos internacionales.

Unos 300 elefantes han sido asesinados por su marfil a lo largo del norte de Camerún desde noviembre de 2011. La demanda por marfil ilegal podría hace desaparecer a los elefantes de África para 2025, de acuerdo con el Fondo Internacional para el Bienestar de la Fauna Silvestre (IFWW, por sus siglas en inglés).

(Visited 35 times, 1 visits today)