Las tasas de deforestación se duplicaron en la Cuenca del Congo, según informe

Fotografía de Jolien Schure/CIFOR

DUALA, Camerún (22 de marzo de 2012)_ A pesar de que el nivel de deforestación en el segundo bosque tropical más grande del mundo se mantiene relativamente bajo en comparación con regiones similares en Asia y Latinoamérica, los más recientes datos de monitoreo satelital revelan que las tasas anuales de deforestación bruta en la Cuenca del Congo se han duplicado desde 1990, de acuerdo con un nuevo estudio.

El informe Estado del Bosque es la más reciente evaluación integral de la cobertura forestal en la Cuenca del Congo en África Central, que abarca seis países. El estudio cita el crecimiento de la población, la inmigración, el desarrollo económico y la demanda mundial de recursos naturales, como las principales presiones sobre los bosques.

Si bien el informe indica que la evaluación de las amenazas a los bosques sigue siendo “un ejercicio delicado con muchas incertidumbres,” enumera cinco causas principales de la deforestación: extracción de leña, agricultura, minería y extracción de petróleo, expansión de biocombustibles y extracción de madera.

Y a pesar de que los países de la región han lanzado iniciativas para preservar sus recursos económicos, proteger la biodiversidad y crear áreas protegidas, “los resultados no han estado a la altura de las expectativas y tampoco reflejan satisfactoriamente las inversiones hechas hasta la fecha”.

El informe de 274 páginas menciona que los estimados sobre el cambio en la cubierta forestal son de importancia crítica para los encargados de la formulación de políticas en África Central, así como para el mecanismo de la ONU sobre cambio climático conocido como REDD+ (Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación Forestal), que podrían ver a los países desarrollados aportando financiamiento importante a los países en desarrollo para salvaguardar sus bosques.

“Los bosques de la Cuenca del Congo son el punto central de intensas negociaciones a nivel mundial”, dijo Carlos de Wasseige, coordinador del centro técnico del Observatorio de Bosques en África Central, que coordinó la realización del estudio. “Este informe busca ofrecer información integral y confiable a los tomadores de decisiones en África Central en el interés de los estados y las poblaciones de la región. Los países de África Central pueden estar orgullosos de esta iniciativa, concebida dentro de un notable espíritu de colaboración y citada muy frecuentemente en escenarios internacionales como un ejemplo a imitar en otras partes del mundo.”

A pesar de que el informe Estado del Bosque menciona a la extracción de madera como una de las cinco amenazas directas a la cobertura forestal, el mismo enfatiza que la producción de madera en el sector formal – que ha sido impactado negativamente por una fuerte caída de la demanda debido a la crisis económica mundial de 2007-2008 – representa solamente tres por ciento de la producción de madera tropical mundial, muy por detrás de América Latina y la región Asia Pacífico.

Pero la investigación llevada a cabo por el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), basada en una evaluación sistemática de los impactos económicos y sociales de la extracción con moto sierra en la Cuenca del Congo – sector maderero informal – indica que es mucho más importante que lo que se sugiere en los marcos regulatorios y datos oficiales.

Los investigadores encontraron que se ha prestado poca atención al sector a lo largo de la región, a pesar de que ha avanzado en lo que se refiere a la producción industrial y las exportaciones de madera aserrada. En Camerún, por ejemplo, el consumo interno subió a 860 mil metros cúbicos de madera aserrada en 2009, en tanto que las exportaciones de la misma disminuyeron a 343 mil metros cúbicos.

“Los volúmenes reportados de madera y la dinámica social detrás del sector maderero informal demandan su largamente esperado reconocimiento por parte de los encargados de formular políticas y su integración en las políticas forestales actuales y futuras”, dijo Robert Nasi, uno de los directivos de CIFOR y coautor del informe.

El Estado del Bosque, tercero de una serie bianual de informes sobre la región forestal dela Cuenca del Congo, es el primero que basa sus indicadores y estimados en una vasta cantidad de imágenes satelitales adquiridas a lo largo de las últimas dos décadas.

Antes de mediados de la década de 1990, el entendimiento del cambio del bosque en la Cuenta del Congo, que continua siendo mayormente una región notoriamente difícil para el acceso de los investigadores, se basó en información irregular y anecdótica sin una delineación espacial explícita o estimaciones estadísticas detalladas del cambio en la cobertura forestal. Y la falta de información precisa y actualizada sobre el estado actual y evolución de las áreas forestales de África Central se ha visto como un factor importante que ha limitado el diseño de políticas eficaces para el manejo del bosque.

Pero gracias a la tecnología de mapeo más reciente que obtiene ventajas de las series satelitales mucho más recientes, el Estado del Bosque ha producido un nuevo mapa forestal que cubre en forma consistente los seis países de la Cuenta del Congo además de Ruanda y Burundi. La producción del mapa se apoyó en un método semiautomático que combinó la clasificación estadística, consultas con expertos y edición manual.

Por primera vez se hizo el mapa con 20 clases de cobertura, desde bosques húmedos densos hasta un mosaico de tierra cultivada y vegetación natural para la Cuenca del Congo, con una resolución de 300 metros. Y debido al aumento en la disponibilidad de imágenes satelitales, incluyendo casi tres mil observaciones diarias SPOT-VGT, la calidad de los mapas del estado de la degradación de bosques tropicales en los países ribereños del Océano Atlántico ha sido ampliamente mejorada.

Los resultados del método de muestreo del cambio del bosque basado en un enfoque que abarca cuatro procesos de cambio– deforestación, degradación, reforestación y regeneración – estimaron una tasa anual bruta de deforestación de 0.13 por ciento para el periodo 1990-2000; la tasa se duplicó a 0.26 por ciento en el periodo 2000-2005. Las tasas brutas de deforestación más altas ocurrieron en la República Democrática del Congo, Camerún y la República del Congo, en tanto que las tasas de deforestación en realidad se estabilizaron en Gabón y la República de África Central. El análisis continúa para determinar las tasas de deforestación durante el periodo 2005-2010.

Lecturas relacionadas

State of the forest report