Los huertos forestales diversificados pueden reducir los riesgos para la seguridad alimentaria en América Latina

LIMA, Perú (3 de abril de 2012) Los huertos forestales en los cafetales de Candelaria Loxicha, México, juegan un papel vital en apoyar los medios de vida de los agricultores al proveerles de alimentos básicos e ingresos monetarios de diferentes cultivos cuando los cafetales no rinden lo suficiente, reporta un nuevo estudio.
Compartir
0

Más leídos

Fotografía cortesía de counterculturecoffee/flickr.

LIMA, Perú (3 de abril de 2012)_Los huertos forestales en los cafetales de Candelaria Loxicha, México, juegan un papel vital en apoyar los medios de vida de los agricultores al proveerles de alimentos básicos e ingresos monetarios de diferentes cultivos cuando los cafetales no rinden lo suficiente, reporta un nuevo estudio.

“Los huertos forestales complementan otros sistemas de uso de la tierra. Generalmente se los encuentra en lugares donde la tenencia de la tierra es relativamente segura y la población local depende de ellos para obtener tanto dinero en efectivo como productos para su subsistencia”, explicó Arild Angelsen, Investigador Asociado Sénior del Centro para la Investigación Forestal Internacional y coautor del estudio The emergence, persistence and current challenges of coffee forest gardens: A case study from Candelaria Loxicha, Oaxaca, Mexico (Surgimiento, persistencia y desafíos de los huertos forestales cafetaleros: Estudio de caso de Candelaria Loxicha, Oaxaca, México).

A pesar de las condiciones de mercado y de políticas adversas, los huertos forestales diversificados han logrado mantenerse durante los últimos 10 a 15 años, y han ayudado a la seguridad alimentaria de las familias en Candelaria Loxicha, México. Los huertos forestales suministran el 64 por ciento de las especies suplementarias usadas por la población local como frejoles, ají (chile) y tomates para consumo, aunque las familias también pueden vender el principal cultivo comercial para adquirir otros productos básicos como jabón o azúcar. Si bien el uso de los recursos forestales ha preocupado a expertos en la Conferencia ‘Planeta bajo Presión’ llevada a cabo recientemente debido los posibles efectos sobre la biodiversidad, la diversidad de cultivos también puede ayudar a conservar la biodiversidad del bosque, determinó el estudio.

Muchas familias en América Latina que producen cultivos comerciales en sistemas de huertos forestales dependen de estos huertos para satisfacer diferentes necesidades del hogar. También pueden usarlos para poder salir a flote cuando los mercados nacionales e internacionales les son adversos, sugiere el estudio. Para los hogares rurales, los huertos forestales representan una buena forma de diversificar y reducir su exposición al riesgo.

Los huertos forestales son considerados como un tipo de bosque domesticado, ya que generalmente un cultivo comercial crece bajo la sombra de los árboles. Los huertos forestales se definen como una etapa de transición entre los bosques y las tierras agrícolas, ya que los que dependen de ellos para su sustento pasan de sembrar diferentes cultivos a especializarse en uno solo en un sistema de monocultivo. Por ello, estos huertos han sido ampliamente ignorados por los diseñadores de políticas como una opción que apoye los medios de vida de los pobladores del bosque.

Además de proporcionar alimentos o ingresos monetarios, los huertos forestales también suministran otros bienes de subsistencia así como seguridad social. En general, reducen el riesgo, ya que diversifican los cultivos. Por ejemplo, en Candelaria Loxicha, el grano de café se intercala con frutas tropicales, madera, leña y plantas medicinales. Todos se cultivan bajo la sombra de los árboles que crecen en una pequeña comunidad de menos de 10 mil habitantes ubicada en la región costera del estado sureño de Oaxaca en México.

En el caso de Candelaria Loxicha, los huertos forestales de café surgieron y persistieron gracias a una combinación de factores como acceso a los mercados, disponibilidad de mano de obra barata, un nivel relativamente alto de seguridad en la tenencia de la tierra, una percepción local positiva y buena infraestructura. Además favorecieron su emergencia condiciones ambientales apropiadas en un lugar donde otras alternativas de medios de vida como la ganadería no representaban una opción.

Candelaria es una de las muchas comunidades en el paisaje latinoamericano que depende de huertos forestales, los que a su vez dependen de factores económicos, institucionales, sociales y biofísicos, así como políticas agrícolas para su persistencia o declive.

“Aunque representan una opción para equilibrar la conservación de la biodiversidad con medios de vida sostenibles en las comunidades rurales en América Latina, estos sistemas son relativamente frágiles y dependen de factores externos como los precios del café, cambios en la tenencia de la tierra y una menor disponibilidad de mano de obra, lo cual podría resultar en el eventual abandono de los huertos forestales de café”, dijo Angelsen.

Las percepciones y los valores han sido importantes propulsores de estos huertos. Al principio, el café cosechado les permitió a las personas mantener su membrecía en el comité responsable de los recursos de la tierra, lo que contribuyó a promover esta actividad. Más tarde, los agricultores de Candelaria Loxicha empezaron a considerarse como “productores de café”, percepción que continua hasta el día de hoy.

Entre los factores externos se encuentran el Acuerdo Internacional del Café, que en 1962 fijó el precio y las cuotas de exportación para los países productores, y el apoyo y la intervención del Estado en las décadas de 1970 y 1980, lo que alentó a los pequeños propietarios en Candelaria Loxica a reemplazar las plantaciones de azúcar con cafetales.

“Los huertos forestales no son sistemas milagrosos pero en muchos contextos representan una buena opción entre las diferentes necesidades del hogar y entre la producción y la biodiversidad”, sostuvo Angelsen.

“Por ello se les debería reconocer, y las políticas gubernamentales deberían proteger su flexibilidad y resistencia. El desarrollo no siempre debería orientarse hacia los monocultivos; de hecho, los sistemas de huertos forestales desempeñarán un papel importante en el futuro”.

Este estudio fue realizado en colaboración con la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida y la Universidad de Oslo.

Para asegurarnos de que Rio+20 envíe un mensaje al mundo sobre la importancia de los bosques para el desarrollo sustentable, CIFOR coordinará una de las conferencias más importantes sobre bosques el 19 de Junio de 2012. La Octava Mesa Redonda en Río+20 debatirá nuevos resultados de investigaciones, las lagunas en el conocimiento, y las consecuencias en las políticas públicas de la integración de los bosques en la solución de los cuatro retos clave para avanzar hacia una economía verde: Energía, alimentos e ingresos, agua, y clima. El cupo es limitado, regístrate aquí para que no te quedes sin participar.

(Visited 277 times, 1 visits today)