Manteniendo vivas las culturas: Cómo la cocina y el canto pueden salvar al bosque Amazónico

Fotografía de Neil Palmer/ CIAT

BOGOR, Indonesia (19 de abril de 2012)_Los científicos esperan evocar la cultura de las comunidades del bosque Amazónico al combinar investigación de fondo con historias tradicionales, cantos y recetas, como una manera de promover la conservación de los bosques y la seguridad alimentaria.

“Los científicos tienen un conocimiento limitado de los bosques,” dijo Patricia Shanley, investigadora asociada sénior de CIFOR y editora de Fruit trees and useful plants in Amazonian life (Árboles frutales y plantas de utilidad en la vida amazónica).

“Adentrándose en el conocimiento tradicional…son las personas en sus contextos culturales quienes deciden diariamente si los bosques permanecen o no.”

El libro, una publicación de 380 páginas, es la versión en inglés de una guía creativa que intenta ayudar a detener la deforestación mostrándole a los pobladores que la conservación de los árboles les permite asegurar ganancias financieras de largo plazo a partir de los productos forestales no maderables (PFNM), tales como frutas para medicinas o alimentos.

Para comunicar mensajes clave a los habitantes del bosque, muchos de los cuales son casi analfabetos, Shanley y sus colegas buscaron la forma de hacer que el libro fuera práctico y entretenido. Así, dedicaron las últimas dos décadas a juntar contribuciones de 130 personas incluyendo formuladores de políticas, científicos, cazadores, parteras y agricultores.

El resultado final fue una recopilación única de técnicas de gestión de los bosques, recetas medicinales, consejos de mercadeo e información sobre comercio, entregada en una serie de afiches, chistes, teatro y canciones, ninguno de los cuales necesita de educación formal para ser entendido.

“El libro es un tapiz de voces celebrando el valor del bosque,” dijo Shanley. “Si bien fue escrito originalmente para personas que no leen….la mayor parte fue escrita por personas que no leen.”

Señala oportunidades que las comunidades todavía no han identificado. Mientras que los habitantes del bosque actualmente ganan cantidades tan ínfimas como 1.5 euros por la madera de un árbol entero, pueden generar anualmente cientos de euros al cosechar y vender su fruta, dijo Shanley recientemente.

Agregó que los pobladores inicialmente fueron atraídos por el comercio de la madera por el dinero inmediato. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, los madereros talaron más especies de diámetros pequeños, reduciendo la diversidad y eventualmente degradando el bosque hasta que el fuego ingresa y consume el resto. Los ciclos repetidos de extracción de madera, seguidos por fuego, crean condiciones que impiden la regeneración de las especies de árboles con las frutas más nutritivas y con potentes propiedades medicinales.

“Los bosques son las farmacias y los supermercados dela Amazonía”, dijo. “A medida que se pierden los bosques, la nutrición se deteriora… cuando las especies de mayor valor nutricional son derribadas selectivamente, esto tiene un impacto perjudicial en la salud y el bienestar de las personas.”

Por ejemplo, la madera del árbol Piquiá es altamente apreciado para la construcción de botes, tanto así que su abundancia cerca de las fábricas de botes se ha reducido. El Piquiá también produce fruta rica en carbohidratos y proteína, una alternativa más sostenible que puede ser ingerida o convertida en pulpa para aceite de cocina, en tanto que las semillas tienen un uso potencial en la industria de los cosméticos y la corteza se puede usar para hacer jabón. Las flores del Piquiá son también una fuente alimenticia nutritiva y tienden a atraer a la fauna. El informe indica que la venta de fruta de Piquiá generó aproximadamente $47,300 dólares en 2004.

Un tema clave en la conferencia Río+20 este año es la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible. La cumbre intenta evaluar y asegurar un compromiso político renovado para el desarrollo sostenible. La ex Ministra del Ambiente de Brasil, Marina Silva, dijo que el libro “hace que el concepto de sostenibilidad sea concreto”.

Actualmente en su cuarta edición, la publicación fue originalmente escrita en portugués. La popularidad del libro impulsó al Ministerio del Ambiente de Brasil y a Embrapa (Instituto Brasilero de Investigación en Agricultura) a imprimir 10 mil copias para distribuirlas gratuitamente entre los pequeños agricultores en 2011. Siendo una herramienta concreta para fomentar la sostenibilidad en la Amazonía, las organizaciones de pequeños agricultores han solicitado 30 mil copias adicionales, presionando a las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para que estén disponibles durante Rio+20.

“Si hay un mensaje que el libro busca transmitir es este: Los resultados científicos pueden y deben ser compartidos con las poblaciones locales”.

Para asegurarnos de que Rio+20 envíe un mensaje al mundo sobre la importancia de los bosques para el desarrollo sustentable, CIFOR coordinará una de las conferencias más importantes sobre bosques el 19 de Junio de 2012. La Octava Mesa Redonda en Río+20 debatirá nuevos resultados de investigaciones, las lagunas en el conocimiento, y las consecuencias en las políticas públicas de la integración de los bosques en la solución de los cuatro retos clave para avanzar hacia una economía verde: Energía, alimentos e ingresos, agua, y clima. El cupo es limitado, regístrate aquí para que no te quedes sin participar.