Compartir
0

Más información

Entender las repercusiones en relación con el carbono que tienen la deforestación, la plantación de árboles y los cambios en las prácticas agrícolas puede ayudar a los responsables políticos y a los planificadores del uso del suelo a tomar decisiones que ayuden en la mitigación del cambio climático. Medir la densidad de carbono sobre el terreno con precisión es difícil y lleva mucho tiempo, en particular en los paisajes con usos de la tierra cambiantes y numerosos.

Por eso, los científicos del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), la Universidad de Helsinki y Simosol desarrollaron una nueva herramienta para estimar en el tiempo la cantidad de carbono presente en este tipo de paisajes complejos y dinámicos. Markku Larjavaara, de la Universidad de Helsinki, dirigió el proceso de diseño de la herramienta y lo describió en una nueva publicación. En esta entrevista, Larjavaara explica  el potencial, las limitaciones y los usos de la herramienta.

  • ¿Qué es CarboScen?

El nombre CarboScen proviene de “carbono” y “escenarios”. “Carbono” no se refiere al dióxido de carbono, sino al carbono del ecosistema, el cual se almacena en la biomasa y el suelo. “Escenario” se refiere a los escenarios futuros del uso de la tierra.

Se trata de una herramienta relativamente fácil de entender en poco tiempo. En un principio la desarrollamos para algunos talleres participativos en los que la gente pensaba en lo que podría sucederles a los paisajes que conocen. Querían averiguar cómo cambiará el uso del suelo en el futuro y calcular las repercusiones de los cambios en cuanto al carbono. Y eso es lo que CarboScen nos ayuda a hacer.

Asimismo, es ideal para estimar, con cálculos rápidos, si existe un potencial para proyectos de conservación de carbono, por ejemplo, en el marco de REDD+. Hay algunos modelos de simulación de carbono, pero son muy diferentes del nuestro. Este es un nuevo enfoque.

  • ¿Qué problema busca resolver?

Es importante saber cuánto carbono hay en el ecosistema porque si no estuviera en el suelo y los árboles, estaría en la atmósfera, y contribuiría al cambio climático: el carbono tiene que estar en algún lugar.

Si hay una parcela de rodal maduro en condiciones estables, es muy fácil averiguar la cantidad de carbono que hay. Si se conoce la densidad de carbono —cuánto carbono hay por hectárea—, solo se la debe multiplicar por la superficie. Es relativamente fácil, se podría hacer esto parado en el bosque con un teléfono inteligente.

Pero CarboScen se desarrolló para los casos en los que estén cambiando los usos de la tierra.

En esta situación hay dos cosas que dificultan el cálculo de la cantidad de carbono. Una es que, por lo general, esos usos no cambian de repente; todos los años se produce algún cambio. Por lo tanto, si se examinan diez usos de la tierra durante un período de 50 años, es bastante difícil averiguar rápidamente cómo influirán estos cambios juntos en todo el paisaje.

La otra complicación es que aunque el uso del suelo cambia rápido, el cambio en la densidad de carbono puede ser mucho más lento. Cuando se reforestan tierras agrícolas, por ejemplo, podría llevar más de un siglo que los árboles alcancen casi su tamaño completo. Tener en cuenta esto no es algo que se pueda hacer con la mente. Se necesita algo más que la simple calculadora de un teléfono inteligente; hay que sentarse y utilizar CarboScen.

  • ¿Cuáles son las limitaciones de esta herramienta?

Es necesario recordar que todos los modelos son simplificaciones: estos simplifican la realidad. Por lo tanto, los resultados que se obtengan con CarboScen serían incorrectos, en cierta forma, ya que son solo estimaciones. Pero como dicen los estadísticos: “Todos los modelos tienen errores, pero algunos son útiles”. Así que esperamos que sea utilidad.

Es un abordaje más, otro instrumento más en la caja de herramientas, y podría ser la primera herramienta a persona saque de la caja de herramientas. Es probable que CarboScen no sea lo suficientemente precisa como para calcular las densidades oficiales de carbono para utilizar al determinar la compensación económica en el marco de un esquema de REDD+, por ejemplo, pero podrían usarlo quienes deseen obtener una compensación para comprobar con rapidez si hay potencial, y si el esquema tendría sentido para ellos.

CarboScen brinda una estimación práctica razonablemente precisa. No obstante, más adelante tendrían que llevarse a cabo estudios más cuidadosos en los casos en que haya una compensación económica.

 

  • ¿En qué situaciones considera que sería más útil?

Creo que es muy útil en muchas situaciones, tanto para alcanzar cifras realistas como para entender mejor la dinámica del carbono. Es especialmente útil en paisajes donde hay muchos usos de la tierra, y cambios lentos en la densidad de carbono después de un cambio en la tierra, por ejemplo, en el suelo o porque los árboles crecen lentamente.

Los científicos aplicados que trabajan con  responsables políticos podrían utilizar la herramienta para verificar las repercusiones en materia de carbono que tienen la deforestación y el establecimiento de plantaciones de palma aceitera, madera o té en un paisaje en particular. Podrían comparar varios escenarios o contextos y cómo se desempeña la densidad de carbono en el tiempo.

También puede emplearse para enseñarles a estudiantes universitarios o responsables políticos acerca del carbono de los ecosistemas. Si alguien tiene claro en la mente esta idea de la densidad de carbono y lo rápido que cambia cuando hay una modificación en el uso del suelo —las dos variables que se configuran en CarboScen—, es una base útil para comprender la dinámica del carbono en los paisajes que presentan cambios. Este es uno de los objetivos de contar con modelos en la ciencia: nos enseñan acerca de la realidad.

Una forma de pensar en el carbono es en términos de flujos o corrientes, cuando el carbono se traslada de una reserva a otra. Ese es el enfoque al pensar en los combustibles fósiles: se extrae petróleo del golfo Pérsico y termina en un auto, y al quemarse el carbono, viaja desde la reserva de combustible fósil hasta la atmósfera, donde contribuye al cambio climático.

Pero eso ha generado confusión cuando se piensa  en el carbono del ecosistema. En este contexto, hablar de las emisiones es más difícil, ya que el carbono almacenado en los árboles talados no se emite en seguida a la atmósfera, por lo que es más complicado entender estos procesos.

Prefiero pensar en algo concreto, algo que sea más fácil de comprender: las reservas o los reservorios de carbono almacenado en los árboles y el suelo. CarboScen se basa en este enfoque: averiguar cuánto carbono hay en una reserva en un momento determinado.

(Visited 62 times, 1 visits today)
Política de derechos de autor:
Queremos que comparta el contenido de Los Bosques en las Noticias (Forests News), el cual se publica bajo la licencia Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional (CC BY-NC-SA 4.0) de Creative Commons. Ello significa que usted es libre de redistribuir nuestro material con fines no comerciales. Para ello, le pedimos que incluya el crédito correspondiente de Los Bosques en las Noticias y un enlace al contenido original, que indique si se han hecho cambios en el material, y que difunda sus contribuciones bajo la misma licencia de Creative Commons. Si quiere republicar, reimprimir o reutilizar nuestros materiales, debe notificarlo a Los Bosques en las Noticias, poniéndose en contacto con forestsnews@cgiar.org
Tópicos :   Deforestación REDD+
Más información en Deforestación or REDD+
Leer todo sobre Deforestación or REDD+